Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Cuando el estilo “Cottagecore” se encuentra con lo vintage

El cottagecore es una de las tendencias de este verano. Y se vincula con todo lo que tenga que ver con lo rural. De hecho, es una palabra que viene del inglés y que está compuesta por ‘cottage’ (cabaña) y ‘core’ (núcleo), lo cual ya da una pista de hacia dónde van los tiros.

La estética cottagecore parece sacada de cuento del s. XVIII. Pero lo cierto es que esta tendencia, más que basarse en el modo de vida de aquella época, parte de la base de que, llegado a cierto punto, lo más conveniente es simplificar.

Jornadas laborales interminables, compromisos que no se cubren en una jornada de 24 horas, vida urbana, polución, saturación de mensajes, ruido, estrés…

Para muchos, es necesario dar unos cuantos pasos atrás. Huir de la sociedad, dar la espalda al capitalismo y refugiarse en la naturaleza.

No conviene olvidar que dos de los detonantes más fuertes que han provocado el cottagecore son el cambio climático y la pandemia de covid-19.

Buscar el romanticismo de las pequeñas cosas para las que ya no hay tiempo para hacer en detrimento de las largas jornadas de trabajo. Cuidar las plantas, trabajar el huerto, hornear el pan. Este movimiento aboga por la vuelta a la vida tradicional. Por la vuelta a lo simple.

Pero con las herramientas de ahora. Porque siempre es mejor un horno del s.XXI que una panificadora de hace 300 años.

Recuperar todos estos valores está ligado a cierta estética

La idea es tener una vida sencilla y autosostenible. Porque la vida autosuficiente no solo es buena para las personas. También lo es para el planeta. Y eso pasa por cultivar y cocinar tú propia comida. Pero también por coser tu propia ropa. Porque uno de los pilares de este movimiento es el de huir de la producción en masa.

Toda esta manera de ver la vida y de vivirla también tiene repercusión en lo estético. Y mucho más allá de la autostenibilidad y del hecho de fabricarse su propia ropa.

El look al que se asocia este tipo de vida está inspirado en que el look imperante de hace 100 años, es decir, en la década de 1920. Un look de posguerra.

Sin embargo, la única norma del look cottagecore es que no hay ninguna regla más allá de vestirse de manera sostenible y evitar las cadenas de moda rápidas. Muchas de las personas que han adaptado esta tendencia a sus estilos de vida suelen optar por vestidos largos con detalles de encaje, por ejemplo. Y los colores elegidos suelen ser tonos pastel o cualquier color que esté relacionado con la naturaleza. Como los verdes, amarillos y blancos.

En el cottagecore también hay lugar para la joyería

La artesanía también ocupa un lugar destacado en el cottagecore. Por eso, las joyas que utilizan las personas que han adaptado este estilo de vida suelen ser hechas a mano. ¿Para qué utilizar máquinas contaminantes para producir en masa objetos cuando se puede hacer lo mismo a través de un proceso artesanal?

Los materiales pueden ser cualquiera que se encuentre en la naturaleza, como piedras, musgo, flores secas, madera… Además, todas estas joyas basan sus formas, como no podía ser de otra manera en figuras naturales. Como por ejemplo, flores, frutas, árboles, hojas, mariposas, mariquitas, etc.

Cuando el estilo “Cottagecore” se encuentra con lo vintage